Yo soy orgullosamente y firmemente pro-vida.

Yo creo que la vida humana es un don sagrado y comienza en la concepción. Tenemos que volver a establecer una cultura de vida en Estados Unidos que refleja ese valor desde la concepción hasta la muerte.

Yo votaré para eliminar los fondos de Planned Parenthood en su totalidad y desviar los fondos hacia centros comunitarios de salud locales que proporcionarán servicios de salud para las mujeres. Los líderes de Planned Parenthood deben ser responsabilizados por su abominable operación de recolección de órganos infantiles con fines de lucro.